MENU

¿Desempleado y endeudado?

Actualizado el 8 Abril 2020.

Estar en la ruina es uno de los peores momentos de la vida del ser humano. Los acreedores lo llaman continuamente con amenazas mientras su billetera está vacía; y como si todo esto no fuera poco, están a punto de embargar su casa.

El pánico no es la solución, aunque casi siempre está presente. La verdad es que usted no es la única persona que está en una situación similar. Algunos consejos para gestionar la deuda pueden ser eficaces:

Hacer un seguimiento de todo

Como regla general, debe saber en dónde se gasta cada centavo. También necesita un número preciso del total que debe a sus acreedores.

Verifique los impuestos, multas o tarifas que ya ha pagado. Muchas instituciones financieras siguen cobrando de más hasta que el cliente les notifica.

Tener la situación detallada por escrito le permitirá saber exactamente cuánto y quién necesita su dinero; esto se llama: establecer prioridades de pago.

vuelto en monedas de una compra con recibo Imagen de Joshua Miranda en Pixabay

Haga un plan

Muchas instituciones financieras tienen la predisposición de trabajar junto con sus clientes para llegar a una solución que le permitan liquidar la deuda; y esto implica también que puede llegar a un nuevo acuerdo con los servicios públicos o incluso con el plan médico.

Dichas oportunidades se ofrecen ampliamente, pero no se anuncian y definitivamente vale la pena aprovecharlos, ya que pueden facilitar el pago. Es muy fácil elaborar un plan de pago para liquidar la deuda, especialmente si está bien organizado. Además, puede disminuir los intereses.

Pague todo lo que pueda, con o sin un plan

Pagar cualquier dólar extra es uno de las mejores decisiones que puede realizar, tenga o no un plan. Obviamente, esto puede implicar reducir sus gastos mensuales.

Obtener un rechazo de restructuración de deuda puede tener una serie de razones, como haber tenido varios meses sin acreditar ninguna cuota a latarjeta o al préstamo, pero aun con todo esto, es importante abonar algo de dinero siempre que pueda. Aunque su ingreso no le brinde demasiadas posibilidades, esto no impide llegar a un acuerdo, siempre y cuando demuestre que lo está intentando; y si usted abona pagos parciales, es más probable que el banco llegue a un acuerdo con usted después de un tiempo. Además, sus acreedores podrían dejar de acosarlo si usted le demuestra que hace todo lo posible para afrontar la deuda.

Aunque parece el final del camino, la situación siempre puede empeorar. Por lo tanto, reduzca sus gastos, renuncie a algunos consumos incensarios y concéntrese en dar todo lo que pueda por un tiempo hasta ponerse al día.