MENU

Consejos al adquirir una deuda para pagar la Universidad

Actualizado el 8 de Marzo 2020.

La vida es definitivamente difícil para la gran mayoría de los estudiantes universitarios, principalmente desde un punto de vista económico. Obtienen algo de libertad adicional y quizás un trabajo también, sin mencionar algunas tarjetas de crédito.

No tener un plan financiero para los gastos, tarde o temprano esto causará un desorden en su economía, por lo que algunos aconsejan que debemos aprender del pasado y adaptarnos al futuro, pero para la mayoría de nosotros, aun con todo esto, es difícil administrar nuestras finanzas.

Aquí es cuando entra la educación financiera, por lo que entra más aprenda sobre las deudas, más fácil le será superarlas. Al mismo tiempo, algunos consejos de gestión de la deuda siempre funcionarán a su favor si se aplican adecuadamente.

La gestión de la deuda se presenta en dos formas diferentes: sensata e insensatamente.

La administración insensata implica retrasar los pagos tanto tiempo y sólo para terminar lidiando con las altas tasas de interés y en algunos casos hasta con las tasas moratorias; y de esta forma, muchos llegan a tener deudas que son más altas que el préstamo inicial.

Por otro lado, una administración sensata está rodeada de planes y educación, lo cual implica el análisis exhaustivo de cada aspecto de su préstamo. Ya esto aplica tanto para un préstamo hipotecario o un préstamo estudiantil.

Algunos consejos para administrar presupuestos

Cuando esté a punto de optar por un préstamo estudiantil, asegúrese de haber explorado otras posibilidades, como por ejemplo las subvenciones o becas parciales o totales. Aunque este es claramente uno de los mejores consejos para administrar presupuestos, la mayoría de los estudiantes se dan cuenta de su importancia cuando ya es demasiado tarde. Al mismo tiempo, incluso si obtiene un préstamo, debe tener un plan para pagarlo.

Aparte de eso, tenga en cuenta que hay muchas opciones y posibilidades. Algunos de ellos son más ventajosos que otros, pero depende de un alumno a otro. Concéntrese en las oportunidades de beca o ahorro y deje las instituciones de crédito como último recurso. Vale la pena saber que una buena oferta no siempre es tan positiva a largo plazo. La mayoría de los bancos harán todo lo posible para atraerlo.

El presupuesto es imprescindible en cualquiera de estas situaciones. Puede que realmente un joven estudiante no entienda la importancia de un plan, pero al pasar los años se dan las consecuencias, como un mal historial creditico. El plan debe cubrir tanto los años en la escuela como el resto, después de todo, los próximos años son representativos para pagar su préstamo.

Antes de presentar la solicitud, debe saber exactamente cuánto puede pagar. En este punto es conveniente ser realista y quizás también un poco negativo. Debe pedir prestado tanto como pueda pagar, sin pensar que encontrará otras alternativas y soluciones para pagar a medida que transcurrirá el plazo del préstamo.