MENU

Consideraciones importantes antes de adquirir una deuda

Actualizado el 30 Enero 2020.

Usualmente en el momento en que necesitamos adquirir algún producto o servicio, sea por necesidad por simplemente porque se nos presenta alguna buena oferta y no disponemos con el capital económico necesario, entonces es cuando nos vemos forzados a acudir al financiamiento.

Pocas personas se detienen a pensar si es que efectivamente necesitan adquirir ese producto y en caso de optar por el financiamiento, analizar los costos a los cuales se van a incurrir en el tiempo. Contraer una deuda con una institución financiera puede desnivelar nuestras finanzas familiares y complicar nuestra estabilidad económica y la de todos los que dependen de nosotros.

El objetivo no es alarmar, sino que tomemos conciencia de todas las implicaciones y responsabilidades que se contraen al contraer un financiamiento. Por esto es necesario contestar las siguientes preguntas para saber si es necesario optar por un préstamo:

¿Es realmente necesario adquirir ese producto o servicio? Existen situaciones como la compra de algún dispositivo médico o pagar por alguna cirugía en la cual depende la salud de una persona; también se puede considerar la compra de algún bien por medio del cual nos ayudará a generar el ingreso necesario para pagar el préstamo; pero: un viaje, una fiesta o cambiar el televisor de la casa se podrían considerar como gasto y no una inversión que pueda justificar adquirir una deuda.

¿Es una compra que no puede esperar? Se dice que una buena oferta no se puede dejar pasar, pero a veces los productos tienen ciclos o temporadas en los cuales los precios bajan de precio; en caso de no tener el dinero, considerar si se puede esperar a la siguiente temporada para adquirirlo.

¿Es posible ahorrar y esperar? Una de las mayores ventajas de comprar con los ahorros es que no pagas intereses ni ningún cargo adicional que pueda acarrear un préstamo.

¿Tengo la capacidad de adquirir un préstamo? Una buena parte de las personas que adquieren un préstamo, lo hacen sin haber hecho números, es decir, sin pensar si pueden pagar la cuota del préstamo durante el plazo pactado con el banco. No se toman en cuenta que durante esos meses o años pueden surgir emergencias que exijan una buena parte de los ingresos mensuales y que ese acontecimiento no afecte el dinero destinado a la cuota del préstamo.

¿Sé el monto exacto que necesito financiar? Existen casos en que si uno solicita un monto menor al necesario, entonces se vería en la necesidad de realizar otro préstamo, lo cual implicaría una doble cuota mensual; y por el contrario, en caso de solicitar más de lo necesario, podría aumentar el monto de la cuota mensual, sin mencionar los intereses corrientes.

¿Conozco el monto total a pagar al realizar un préstamo? Muy pocos saben el total a pagar al momento de firmar los documentos del préstamo; por lo que es necesario saber el porcentaje del interés corriente y el interés moratorio, el monto de la comisión por desembolso en caso que exista; el monto a pagar por el seguro y si existe un cargo adicional.

Sumar todas las cuotas al plazo seleccionado y por último, restar a este monto el dinero que usted recibirá en sus manos. Ese sería el monto a pagar. Esta es una buena forma de comparar entre bancos y seleccionar la mejor opción.

¿Estoy claro del plazo que tengo que escoger? En este punto, simplemente hay que tener en cuenta que entre más tiempo tarde en pagar el préstamo, más intereses se paga, pero la cuota es más pequeña, y entre más corto el plazo, más monto en cuota, pero se paga menos intereses.

Hay que sincerarnos con nosotros mismos, porque en caso de no poder cancelar el préstamo, las consecuencias podrían afectar incluso, a todas las personas que dependen de nosotros. En caso de decidirnos a realizar el préstamo, debemos contemplar un monto para poder hacer frente a esas eventualidades o emergencias que surgen en la vida.